Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2013

“El cerebro es la zona más erógena del cuerpo” afirma J.M. Angler en su libro “En busca de la Sexcelencia”

“Se equivocó Woody Allen cuando dijo que el cerebro era su segundo órgano preferido”, sostiene J. M. Angler en su transgresor libro “En busca de la Sexcelencia”. Y sentencia: “porque el cerebro es la zona más erógena del cuerpo humano. Dale una idea y si está animado te la convertirá en un asunto sexual”.
J. M. Angler recuerda a aquel padre que acude con su niño al psiquiatra y éste le hace un test. Le dibuja una raya horizontal y el niño responde que es una cama donde fornica una pareja. Le dibuja una raya vertical y el niño confiesa ver el tronco de un árbol detrás del cual hay una pareja fornicando. Le dibuja un círculo y el niño le comunica que eso es una cama redonda llena de gente dándole marcha al sexo. Visto lo cual, el psiquiatra le confiesa al padre que no hay duda, que el niño es un obseso sexual. Y el padre le responde: ¡Es que usted no dibuja más que guarradas!”
“En busca de la Sexcelencia” convierte al lector en un cómplice de un método de trabajo empresarial que r…

Ábranse de piernas y déjense hacer con “En busca de la Sexcelencia”

El colectivo de psiquiatras de la Costa Oeste ha decidido recomendar la lectura de “En busca de la Sexcelencia” a los empresarios al borde del suicidio y a los deprimidos. Pero el libro no está todavía a la venta en los Estados Unidos por culpa de su autor. En efecto, J. M. Angler endosa personalmente una fotocopia del original, por courrier, a quien antes le haya enviado un talón de 10.000 dólares. Lo ha vendido ya a más de dos mil managers; hagan cuentas y verán por qué no lo edita para librerías de una puñetera vez.
La cuestión es : ¿por qué sale primero a la venta en librerías en España? Sencillamente porque Angler tiene antepasados españoles (María de los Ojos Prietos se llamaba su abuela materna) y porque sabe de la crisis española, “la más estúpida que conozco –dice- pues basta con que metan en la cárcel a diez mil chorizos …si tienen suficientes cárceles, claro”.
Y la otra cuestión es: ¿es eficaz el método Sexcelencia? ¡Ah, pero alguien lo duda! Ya han dimitido tres altos…